Posturas de parto natural

Posturas de parto natural.  Para descargar las guías dale click al siguiente botón.

Curso completo: Trabajo de parto y tercer trimestre de embarazo

 

Para informarte sobre el curso sigue este enlace

Curso completo: Trabajo de parto y tercer trimestre de embarazo

Detalles del curso

  • Ejercicios de respiración, relajación y acondicionamiento muscular
  • Parto natural sin dolor
  • Etapas del trabajo de parto
  • Preparar todo para la llegada del bebé
  • Cuidados especiales del tercer trimestre
  • Cuidados en el posparto
  • Signos de alarma
  • Acceso inmediato
  • Certificado
  • Asesoría médica en vivo

Si tienes alguna duda puedes consultarnos presionando en el siguiente botón de chat en Messenger

Posturas de parto natural

¿Cuáles  son las mejores Posturas de parto natural? bueno, La realidad es que no existe ninguna postura ideal para todas las mujeres, lo normal es ir adoptando varias posturas hasta que, finalmente, el bebé nace en una de ellas. Pero lo que sí está demostrado es que la peor de todas las posturas es la implementada habitualmente en todos los hospitales, ya que esta postura está pensada únicamente para facilitar la comodidad del doctor, no el trabajo del bebé ni el de tu cuerpo.  En cambio, te quiero contar existen otras posiciones que facilitan la apertura de la pelvis y el descenso del bebé, y por ende el trabajo de parto, es esa es la razón de este video, así que, si quieres aprender más, ponte cómoda y comencemos.

Según investigaciones realizadas por la especialista en mecánica obstétrica Dra. Bernadette de Gasquet, el proceso de parto en la posición tradicional ocasiona que se cierran algunos de los diámetros pélvicos hasta en un 30%. Además, el bebé ha de ser empujado hacia arriba, teniendo que vencer no sólo la resistencia de un canal del parto estrechado sino también la gravedad. La postura tradicional, no es la mejor. Con la mujer tumbada sobre la espalda, con las piernas en alto y ligeramente abiertas, el profesional se siente “cómodo”, porque ésta es la forma en que aprendió a hacer su trabajo (explorar, ver la evolución del parto, suturar…). pero no te preocupes, en seguida te muestro algunas posiciones que te van a favorecer a ti el proceso de trabajo de parto 

POSICIONES VERTICALES

Dentro de este grupo encontramos tres posturas diferentes 

De pie: La mujer ayudada por alguien o apoyada en alguna superficie tiene a su bebé de forma vertical sujetándose las piernas. Son posiciones que ayudan a bajar de forma rápida al bebé. Aun así, son poco frecuentes en nuestro entorno, porque requieren mucho esfuerzo en las piernas como para poder aguantar esta posición mucho tiempo. 

De cuclillas: Sujetada por otra persona por las axilas, la mujer flexiona sus rodillas hasta colocarse cerca del suelo. Así, los diámetros pélvicos se abren y las contracciones adquieren mucha fuerza. Es más frecuente que la posición de pie porque con las contracciones muchas mujeres tienen el instinto de flexionar sus rodillas para hacer fuerza.

Silla de partos: En estas sillas las mujeres se sientan como en un inodoro y, sujetas por alguien o agarradas a la silla, pueden ejercer una fuerte presión con cada contracción. Varios estudios han demostrado que no es conveniente que las mujeres permanezcan en este tipo de sillas más de 20-30 minutos, ya que pueden aparecer edemas vulvares (inflamación), y tasas de desgarros más elevadas, sobre todo en mujeres que viven su primer parto. Son adecuadas para ayudar al descenso del bebé o para finalizar el parto cuando la mujer se encuentra cansada de adoptar otras posiciones que precisan de una mayor fuerza muscular en las piernas. 

POSICIONES EN CUATRO APOYOS: 

Es una posición que favorece el encajamiento de la presentación del bebé y ayuda a que posiciones anómalas de su cabeza en la pelvis mejoren o incluso se corrijan. También disminuye la intensidad de las contracciones, por lo que puede ser útil para reducir la sensación de presión cuando aún no se ha dilatado completamente o en partos muy rápidos. Por el eje de la vagina y el periné, es una de las posiciones que tiene una menor tasa de desgarros.

Puede ser una posición bastante apropiada para el parto de bebés grandes o que precisen de algún tipo de manipulación para salir. De hecho, existe una maniobra llamada maniobra Gaskin en honor a una matrona norteamericana, Ina May Gaskin que ayuda a solucionar problemas de encajamiento de los hombros del bebé y que se realiza en esta posición. Una vez nacido, el bebé debe pasarse a la madre por entre las piernas, para evitar que se líe con el cordón umbilical. Existen dos posturas distintas:

Manos-pies: La mujer se inclina hacia delante apoyando sus brazos y parte de su cuerpo en alguna superficie (sofá, cama o mueble altos) mientras sus pies están en el suelo. En ésta y en otras posiciones (verticales u otras), puede ser de utilidad el uso de un espejo pequeño para visualizar el descenso y la posición de la cabeza del bebé.

​Manos-rodillas: La mujer se coloca de rodillas, sobre cojines o en la cama, y se inclina hacia delante apoyándose en unos almohadones o en un sillón. Así se abren bastante los diámetros pélvicos, ya que, al no separar en exceso las rodillas, los huesos de las caderas permanecen relativamente abiertos. Esta posición ayuda al descenso y a la deflexión de la cabeza del bebé. 

Tumbada de costado: Hay embarazadas que buscan de forma instintiva esta postura, que ayuda al encajamiento y descenso de la presentación y a mejorar o incluso corregir malposiciones de la cabeza fetal en el descenso por el canal del parto. Esta posición es la que ha evidenciado tener una menor tasa de desgarros del periné. Por otra parte, las contracciones son de mayor intensidad, pero menos frecuentes, por lo que puede ser útil para mujeres que están muy agotadas o con partos muy intensos o rápidos. La mujer se coloca tumbada de lado y su acompañante o ella misma sujetan su pierna doblada en alto.

Semisentada o semitumbada: esta es una posición cómoda cuando la mujer no puede moverse (por epidural con bloqueo motor, cansancio…). En la cama, elevando el colchón o apoyada en cojines o almohadones, se encuentra parcialmente tumbada y puede agarrar o flexionar sus piernas. Hay un aumento relativo de los diámetros pélvicos, aunque el sacro permanece bloqueado. Es especialmente útil para descansar entre contracciones.

Tumbada mirando hacia arriba o Lipotomía: Garantiza la comodidad del profesional.

Facilita la monitorización fetal, es Adecuada para partos instrumentales y para realizar suturas complejas, pero se asocia a más episiotomías y partos instrumentales, hay menos libertad de movimientos y se cierran los diámetros de la pelvis.

Realmente sencillo, ahora tu busca la que te haga sentir mejor, La posición ideal para el parto no existe. Existe la posición más cómoda para cada mujer, en cada parto, en cada instante. No es algo que se pueda decidir racionalmente: el instinto y la sensación de confort que proporciona cada una son la mejor guía, De momento lo dejaremos por aquí, pero recuerda que siempre estamos para ayudarte; ahora, si lo que quieres es aprender más, recuerda suscribirte, descarga nuestras guías, te dejamos los enlaces en la descripción del video, síguenos en nuestras redes sociales, has parte del equipo nueve meses, hasta la próxima.

Ver: El trastorno del espectro autista

Ver. Ganancia de peso durante la alimentación complementaria

Ver. Ganancia de peso durante la alimentación complementaria

Fuentes de investiogación

Risk factors for anal sphincter tears: the importance of maternal position at birth

Healthy birth practice# 2: Walk, move around, and change positions throughout labor

Nuestras usuarias

“Enserio me alegra tanto que me hallan ayudado, no se que habría sido de mi y mi bebé”
Katherine

Gestante

“Realmente increíble lo que ustedes hacen, gracias a ustedes mi bebé nació sano después de tantas cosas”
Camila

Mamá primeriza

“Excelente ayuda son muy buenas personas Dios los bendiga quede super feliz”
Diana

Mamá

“Gracias por ayudar a tantas familias, son un ejemplo a seguir”
Fernanda

Gestante