Mitos de la lactancia materna

Mitos de la lactancia materna. Para descargar las guías dale click al siguiente botón.

Curso de lactancia materna avanzado

 

Para informarte sobre el curso sigue este enlace

Curso de lactancia materna avanzado

Detalles del curso

  • Beneficios de la lactancia materna
  • Aumentar y mantener la producción de leche
  • Posiciones para amamantar
  • Extracción, almacenamiento y banco de leche
  • Reflujo, estreñimiento y cólicos
  • Alimentación de la madre
  • Alimentación complementaria
  • Solución y recomendaciones
  • Certificado
  • Garantía de 30 días
  • Manuales y checklist para la lactancia exclusiva exitosa

Si tienes alguna duda puedes consultarnos presionando en el siguiente botón de chat en Messenger

Mitos de la lactancia materna:

Todo tu embarazo venía muy bien, sentías sus pataditas, te imaginabas cómo sería tenerlo en tus brazos por fin, bueno tuviste uno que otro pequeñito problema de mareos, pero nada del otro mundo y empezaste a leer más cosas para prepararte para la llegada a tu bebé cuando de repente te dice tu mamá ¿y ya comenzaste a preparar los pezones para la lactancia? porque si no lo haces van a estar muy blandos y te va a doler lactar. ¿Qué? nunca habías escuchado eso así que cuando le pediste que te explicará te dijo… los pezones deben tener como un cayito para que la piel esté más dura y preparada para comenzar a lactar, pero no sabías que todo esto es falso.

Una madre bien informada y empoderada sabe que no necesita nada para preparar sus pezones para la lactancia, ¿quieres saber más? en una investigación en Australia, tomaron dos grupos de mamás embarazadas, al primer grupo le dijeron que halara y masajeará a los pezones para prepararse para la lactancia, al segundo grupo le dijeron que no tocaran sus pezones ni se masajeará ni se halara cuando los bebés nacieron se encontró que los dos grupos tuvieron el mismo éxito al lactar, es decir que halarse y masajearse se no ayuda en nada para lograr lactar adecuadamente, pero sí puede ser muy molesto y doloroso.

A ver a ver, aclaremos algunas cositas, normalmente otras mamás o médicos te dicen que tienes que estirar los todos los días, también tienes que rozar los con la esponja o con una piedra pómez ponerte pezoneras para que el pezón se vaya formando, o halarlo con dedales y jeringas y esas noches en que antes dormía es tan tranquila en su camita, ahora son noches de desvelo porque hiciste todo esto y ahora te duele tu piel. y todo eso que probaste duele mucho y de repente te cansas, comienzas a preguntarte si eso de verdad funcionará, ¿tú crees que una mamá osa tendría que hacer esto en sus pezones? o una ovejita ¿tendría que preparar su piel? suena como que en la naturaleza esto es algo que cualquier madre haría veamos:

De repente te das cuenta de que todo esto es súper falso, masajear con esponjas o superficies ásperas solo lastima la piel y pueden provocar infecciones y cicatrices, halar y pellizcar el pezón también es muy doloroso, porque los pezones son zonas muy sensibles y finalmente no es efectivo. Halarlo con dedales o jeringas hace que se formen grietas en la piel y puede ocasionar sangrado, todo esto es inútil por dos sencillas razones, hemos visto que durante la lactancia, los pezones no tienen por qué verse lastimados, ya que si el bebé logra un agarre correcto el pezón quedará libre en su boca por otro lado obviamente tus senos deben prepararse para la lactancia, pero de hecho llevan haciéndolo años, cuando te desarrollaste se pusieron más oscuros y grandes y desde que comenzó tu embarazo se pusieron aún más oscuros y grandes tanto, que a veces picaban y hasta se sentían pesados, ¿has visto que algunas hembras mamíferos les cambian sus mamas cuando están en celo? las lamen constantemente éstos se ponen grandes y rosados ¡wow! pues este es un efecto hormonal de nuestro cuerpo sabio y sensible como la madre naturaleza.

También la piel tiene su mecanismo para acostumbrarse a la succión del bebé produce una grasita especial que le permite regenerarse y fortalecerse y finalmente está súper demostrado que, si el bebé logra un agarre correcto desde el inicio de la lactancia, tras unas pocas succiones bien establecidas el pezón comienza a tomar la forma que necesita tu bebé, para extraer la leche. De manera que no necesitamos masajes, halar, estirar, aplicar cremas, rozar con esponjas ni superficies lesivas, ¿ya te va quedando claro todo lo que necesitas verdad? pues si, todo se soluciona con agarre correcto, paciencia y mantener esos mecanismos propios de regeneración, evitando limpiar o aplicar lociones, jabones o cremas en la areola, para retirar esa grasita protectora.

Que bien, ya puedes mandar a volar todos esos Mitos de la lactancia materna y descansar tranquila, después de saber esto puedes decirle adiós a todas esas prácticas dolorosas e inseguras. Tu cuerpo es un organismo perfecto, que lleva millones de años de evolución y tiene sus propios mecanismos naturales ¿te atreves? ven y aprende mucho más, en tu curso completo de lactancia materna, puedes inscribirte entrando a nuestra página web, cursos, lactancia materna.

Anímate a aprender todo lo que necesitas sin salir de tu casa, con una bebida caliente y una buena compañía. ¿hermoso no?

 

Ver Contraindicaciones de la lactancia 1

Ver Contraindicaciones de la lactancia 2

¿Una crisis de lactancia afecta el peso del bebé?

Fuentes de investigación

Breastfeeding in crisis: Survey results of the baby-friendly hospital initiative

Myths and facts about breastfeeding: does it prevent later atopic disease?

Nuestras usuarias

“Enserio me alegra tanto que me hallan ayudado, no se que habría sido de mi y mi bebé”
Katherine

Gestante

“Realmente increíble lo que ustedes hacen, gracias a ustedes mi bebé nació sano después de tantas cosas”
Camila

Mamá primeriza

“Excelente ayuda son muy buenas personas Dios los bendiga quede super feliz”
Diana

Mamá

“Gracias por ayudar a tantas familias, son un ejemplo a seguir”
Fernanda

Gestante

Pin It on Pinterest

Share This