Cesárea

Cesárea: Para descargar las guías dale click al siguiente botón.

Curso completo: Trabajo de parto y tercer trimestre de embarazo

 

Para informarte sobre el curso sigue este enlace

Curso completo: Trabajo de parto y tercer trimestre de embarazo

Detalles del curso

  • Ejercicios de respiración, relajación y acondicionamiento muscular
  • Parto natural sin dolor
  • Etapas del trabajo de parto
  • Preparar todo para la llegada del bebé
  • Cuidados especiales del tercer trimestre
  • Cuidados en el posparto
  • Signos de alarma
  • Acceso inmediato
  • Certificado
  • Asesoría médica en vivo

Si tienes alguna duda puedes consultarnos presionando en el siguiente botón de chat en Messenger

Esto que estás viendo es la imágen en blanco y negro de una cesárea. Ahora imagina que tuvieras que enfrentarte a este procedimiento sin conocer cómo se realiza, por qué se puede requerir y los riesgos o beneficios que conlleva. La cesárea es un procedimiento quirúrgico que consiste en realizar un corte a través de las estructuras del abdomen para extraer del útero al bebé y a los otros productos de la gestación (membranas amnióticas, placenta, cordón umbilical). Como cualquier otra cirugía, la cesárea está asociada con riesgos a corto y largo plazo que pueden afectar la salud de la mujer y si hijo, así como afectar un embarazo futuro.  

 

Según la Organización Mundial de la Salud, la cesárea cuando está justificada desde el punto de vista médico, reduce las complicaciones en la salud y la muerte de muchas madres y sus bebés. Sin embargo, la teoría indica que solo el 15% de los partos en el mundo debe atenderse por cesárea, es decir que se recomienda sólo cuando el parto vaginal representa un riesgo mayor al riesgo de la cirugía para la madre o el bebé. Sin embargo, en Colombia la tasa de cesáreas se mantiene entre el 45% y el 60% del total de los partos atendidos. 

 

Las cesáreas pueden realizarse en dos contextos: cesáreas programadas o cesáreas de emergencia. Las cesáreas programadas ocurren cuando el equipo médico y la madre acuerdan realizar este procedimiento con varias semanas de anterioridad a la fecha probable de parto, por alguna circunstancia que pueda poner en riesgo la vida o la salud de la madre o su hijo. Mientras que las cesáreas de emergencia se practican cuando se presenta una situación no esperada que pone en peligro la integridad de la diada madre-hijo si no se realiza oportunamente.

 

Para la realización de la cesárea se requiere la disponibilidad de un quirófano dotado para la atención del procedimiento, así como un equipo de enfermería entrenado, un ginecólogo obstetra y un anestesiólogo. Se prefiere que la madre se encuentre despierta y respirando adecuadamente, para mantener una oxigenación óptima para su bebé. Por ello, se prefiere administrar anestesia raquídea, que tiene como fin bloquear el dolor y la movilidad de la mitad inferior del cuerpo. Este tipo de anestesia supone menos efectos adversos de la anestesia y una mayor seguridad del procedimiento. Sin embargo, en algunas situaciones especiales se puede requerir que la madre esté completamente anestesiada, es decir que no estará despierta durante el procedimiento. Este tipo de anestesia involucra un riesgo más elevado. 

 

Una vez completada la aplicación de anestesia en el quirófano, se procede a realizar una incisión o corte a través de 7 capas del abdomen, hasta llegar al bebé. Estas capas se encuentran distribuidas entre la piel, grasa, músculos, cavidad abdominal y útero. El corte se puede realizar a lo largo de la mitad del abdomen o sobre la línea que divide el abdomen con la pelvis, aunque se prefiere el segundo tipo de incisión, ya que representa menor riesgo de sangrado, recuperación más fácil y mejores resultados estéticos. 

 

Una vez se alcanza al bebé, se le ayuda a salir por la incisión, se seca y se valora su respiración, color, movimiento y estado general. Al cabo de unos minutos se pinza y corta el cordón umbilical con el fin de realizar una valoración oportuna al recién nacido e iniciar contacto piel a piel si todo ha salido bien. Para finalizar, se retira la placenta y las membranas amnióticas, y se comienzan a suturar las heridas y cortes que se realizaron en el procedimiento. 

 

Como cualquier otro procedimiento quirúrgico, la cesárea puede involucrar los siguientes riesgos: infección de los órganos o la cavidad abdominal, infección de la herida quirúrgica, hemorragia importante, dolor después del procedimiento, trombosis, dificultades en el establecimiento del vínculo, reacciones adversas a la anestesia, dificultad del bebé para adaptarse al ambiente. 

 

Así que recuerda que la decisión de la vía del parto, sea natural o por cesárea, podrás tomarla en conjunto con tu ginecólogo obstetra después de la semana 34, de acuerdo con las características de tu gestación, las de tu bebé, los riesgos y beneficios del procedimiento. Te recomendamos resolver todas tus dudas con tu especialista, quien conoce y evalúa tu caso específico. Para informarte más acerca de la cesárea, la comparación entre este método y el parto natural, y cómo recuperarse tras una cesárea, suscríbete a nuestro canal, no te pierdas nuestros contenidos y únete a nuestra familia. ¡Un abrazo!

Ver: ¿Cuando se puede necesitar cesárea?

Ver: Posturas de parto natural

Ver: Qué puede hacer el acompañante durante el trabajo de parto

Fuentes de esta investigación:

Consideraciones actuales sobre la operación cesárea

Operación cesárea

Nuestras usuarias

“Enserio me alegra tanto que me hallan ayudado, no se que habría sido de mi y mi bebé”
Katherine

Gestante

“Realmente increíble lo que ustedes hacen, gracias a ustedes mi bebé nació sano después de tantas cosas”
Camila

Mamá primeriza

“Excelente ayuda son muy buenas personas Dios los bendiga quede super feliz”
Diana

Mamá

“Gracias por ayudar a tantas familias, son un ejemplo a seguir”
Fernanda

Gestante

Pin It on Pinterest

Share This